volumetría remota

voy a guardar las ganas en una caja,
en una casa.

tengo una lista de
cosas que quiero hacer con vos,
pero mientras tanto,
mientras te espero (sí),
se ensucian más las ventanas
de mi cuarto que nadie
sabe cómo limpiar, me crece el pelo,
gano plata y gasto tiempo.

se terminó el calor y noté
por primera vez en 26 años
que el invierno es la más nítida
de las estaciones;
no creo que sea casualidad
que con el frío llegue la claridad.
¿y vos cuándo venís?

73 días para verte, en el mejor escenario;
en este escenario, todas
tus bandas favoritas y 420 minutos
de videollamadas desde el 4/20,
65 mensajes con estrellita.

viajé en avión con vos,
conocí Las Vegas,
viniste a una fiesta conmigo
y nos despertamos juntos,
lo más cerca posible de la realidad.

faltan dimensiones.
siento los cables.
la distancia expande
y contrae a discreción.
9834 kilómetros.

por ahora solo podemos ser un cliché,
una tradición incipiente de nuestra época–
de tu época: sos joven
y suelo confundirlo con eterno.

despertaste algo,
me levanto temprano
para decirte buenas noches.

voy a guardar las ganas en una caja,
en una casa.