llorar en un shopping

tus mecanismos de defensa me repugnan,
me duelen y me hacen dudar
de mis mecanismos de defensa
que claramente no funcionan
porque acá estoy:
soy copiloto de mi ego
y él y vos me dan ganas de llorar

internet es un montón de gente ignorándose
esperando que los demás aparezcan,
pero no confundas por un segundo
unos caracteres con un poco de cariño.
si lo que no está en internet no existe
cómo les vamos a explicar a nuestros nietos
que en un momento solo había gente ignorándose
sin decir que ellos salieron de un repollo

sentirse como el orto
o sentirse como el otro
o sentirse como el roto
es más o menos lo mismo
porque no te sentís vos
yo veo un dejo turbio de lo que fui
como el reflejo de un foco de bajo consumo
a la noche sobre un río sucio

abro tu ventana esperando algo,
como si abriera la persiana de mi cuarto
deseando encontrarme
con un paisaje distinto.

en la naturaleza la tormenta
siempre está viniendo,
más tarde o más temprano,
está bien, es la ley invisible
que funciona y ordena,
como en los humanos pero al revés:
rogamos que no llegue el primer trueno
y que no se vaya la luz.

abro tu ventana y no hay nada;
ponete online así sé que no te moriste,
ponete online así sé
que me estás ignorando.