haiku: 30 de julio

los árboles no
avisan cuando sangran,
es espantoso